lunes, 4 de junio de 2012

Confianza en tu "médico de cabecera"

Cuando tienes la sospecha de que tu salud no está bien, por ejemplo: te haces tu perfil 20 de rutina y observas que tu glucemia se acerca mucho o pasa el valor límite.  Pueden pasar dos situaciones: 1. No darle tanta importancia y 2. Mostrar el examen a tu médico para escuchar una opinión profesional.

 ¿Cómo llegar a un médico y tener confianza? 

Hay diferentes formas de llegar a un consultorio médico: 1. Directorio de una clínica. 2. Seguro de HCM. 3. Ingresando por emergencia y 4. Por referencia ya sea de algún conocido, amigo o familiar.  Aparte de buscar esa orientación, evaluación y el tratamiento adecuado de un profesional de la medicina, es muy importante que te escuche y así confiar en él. Recuerda que estás poniendo tu salud en sus manos.
En mi caso particular analizo:

  • La atención desde el momento que solicito la cita.
  • Si trabaja por orden de llegada u hora asignada con sus pacientes (esto me dice que le importa o no el tiempo del paciente y que es organizado).
  • Cuánto tiempo invierte el doctor en la consulta, no solo la primera vez.
  • Muestra interés de que el paciente comprenda.
  • No soporto cuando tienden a regañar, me parece una falta de respeto (es responsabilidad de cada quien, cumplir con el tratamiento indicado y en muchos casos se les está pagando).
  • Puede ser localizado en caso de emergencia o si se presenta alguna duda.
  • Devuelve la llamada y aclara la duda o colabora con la emergencia.
  • Es conveniente si ofrece atención en su consultorio varios días  en la semana. Es más fácil ubicarle.
  • Si viaja o se va ausentar, que asigne a otro médico para eventualidades. O una dirección de correo donde consultar.

Ahora ¿Cómo evaluar si me quedo con este doctor(a), como mi médico de cabecera? En mi caso fue notable una mejoría de acuerdo con lo indicado y en los tiempos que describió la Endocrino. También siento la libertad de preguntar, aclarar dudas y decir la verdad, "en realidad no me inyecte todos los días" o "abuse un poco con las comidas". Al fin y al cabo igual ellos saben cuando uno está diciendo la verdad, al ver los resultados de los exámenes.



La relación con el Endocrinologo será por mucho tiempo, consultas por control cada 4 meses quizás. Saber vivir con Diabetes es hacerse casi amigo de tu médico de cabecera. Me gusta cuando la Doctora me dice "a pesar de lo que cuentas, estás bien con tus valores". En mi última consulta hasta le conté de Mi Blog y estaba orgullosa. También recuerdo que cuando nació mi segundo bebé me preguntaba detalles del nacimiento. Eso se agradece y crea mayor confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario